viernes, 15 de mayo de 2009

Los Sensuales renuncian a la guianza del Espiritu

LOS SENSUALES

“... En el postrer tiempo habrá...sensuales, que no tienen al Espíritu” Jud 18-19

 

La epístola de Judas es eminentemente apologética. Ciertamente un término que a muchos no les gusta debido al precio que hay que pagar. Sin embargo, la veracidad y vigencia de la infalible Palabra de Dios es realmente sorprendente. El último tiempo será caracterizado por las montoneras de sensualidad y el texto indica que aquellos sensuales, no tienen al Espíritu, lo que nos hace concluir que la cristiandad actual esta compuesta de una multitud que no ha nacido de nuevo, pero que simpatiza con este esquema y molde según los parámetros del mundo y no según la Biblia.
La palabra SENSUALES deriva del término griego psikikoi que traducido es “llevados por la mente natural”. Todos los seres humanos tenemos un lado de sensualismo, no obstante esta área ha de ser subordinada al espíritu. Esto es lo que justamente no esta ocurriendo en medio del pueblo de Dios. Frases tales como “yo creo, yo siento o yo pienso” y conceptos tales como pragmatismo, subjetivismo y sincretismo religioso, han reemplazado a las declaraciones categóricas de Dios en su Palabra. Las causas: La arremetida brutal de secularismo y de sensualidad dentro de las iglesias.

Sensualidad en el mundo

Esta es otra de las características que sobresale en los últimos tiempos; el culto al físico y al goce. Estamos en medio de una sociedad de gozadores y sibaritas que no escatiman nada con el fin de verse mejor y “disfrutar” la vida a cualquier precio. Aparecen ofertas a granel en hoteles, casinos, resorts y lujosos cruceros, en donde la gente concurre en medio de un frenesí de sensualidad y de algarabía.

Hoy es muy buen negocio la apariencia. La gente se preocupa de modificar su rostro y de cultivar su físico en gimnasios y centros de estéticas. Los hombres están preocupados de acrecentar sus músculos y de proyectar la clásica imagen de símbolos sexuales, mientras que las mujeres pretender quebrarle la mano al destino estirando sus arrugas e incrementando el volumen de sus pechos, glúteos y todo lo que sea necesario para asemejarse a figuras estereotipadas del cine y de la farándula. 

Sensualidad en la Iglesia

Este mar de hedonismo y de sensualidad también es uno de los males que está invadiendo al pueblo de Dios. Hay muchos que en lugar de cultivar su espíritu, están preocupados de ir al gimnasio en lugar de congregarse.

Las reuniones de la cristiandad actual se han transformado en verdaderos espectáculos. Los cautivantes y rimbombantes eventos, son una verdadera alfombra roja del placer y del glamour muy propias del mundo. Es por esa razón, que el mundo oye a estas multitudes y acuden a ellas. De ahí que los líderes, presa del pragmatismo, vociferan que las estrategias están dando resultados, lo que importa no son los métodos, sino que el mensaje del evangelio. 

Algunos argumentan que así como Pablo se hizo judío como judío para ganar a los judíos (1 Corintios 9:20), así nosotros debemos aplicar diversos métodos y podemos hacernos hiphoperos, raperos, rockeros, góticos, etc., para alcanzarlos a todos.
Los que plantean esta premisa, simple y lamentablemente están dando rienda suelta a su propia sensualidad. El ejemplo de Pablo no es argumento para defender lo anterior; Ser Judío nunca ha sido una moda, ni un estilo secular, y lo que el apóstol enseña en ese pasaje esta muy lejos de lo que hoy plantea el liberalismo religioso. Lo que va a convertir al pecador es exclusivamente la Palabra de Dios. El poder no esta en el que siembra, sino que en la semilla.

En este escenario de evidente sensualidad religiosa, han emergido talentosos “showman” autoproclamados predicadores, que poseen esa clásica chispa y carisma artístico para mantener entretenidos a cientos de miles de personas embelesadas, disfrutando aquélla capacidad histriónica que estos señores tienen. Al final del show, una pequeña porción de la Biblia como pretexto y betún evangélico.
¡Que insulto al Señor! Cristo no es un payaso que desea entretener, bailotear con el mundo embriagado ni rogar a nadie. El es el Rey Soberano que hace lo que quiere y nosotros hombrecitos que debemos servirle.

 

“La Letra mata", vino nuevo y lluvia tardía

Estas tres declaraciones que aparecen en las Escrituras, están siendo utilizadas por algunos “teólogos” modernistas y liberales que pretender afirmar que Dios esta actuando en forma diferente en estos últimos tiempos, y que los evangélicos de la actualidad debemos abrir nuestra mente y dejar las tradiciones y los conceptos “legalistas” . Obviamente los sensuales, argumentan su postura en las Escrituras y hacen creer que todas sus enseñanzas vanguardistas tienen sustento bíblico. 

El Sr. Marcos Witt, uno de los grandes exponentes de esta premisa, ha declarado abiertamente que honra todo lo que hicieron sus padres, sus abuelos, y todo lo que Dios ha hecho a través de ellos, pero insiste en que lo que esta pasando en la actualidad, se trata de un “nuevo camino y un nuevo día” Esto me hace recordar a la propuesta de la Nueva Era.

1. En primer lugar veamos el seudo argumento de la letra mata. Los evangélicos liberales dicen que esta enseñanza del apóstol Pablo se refiere a que el estudio exhaustivo, sistemático y perseverante de las Escrituras, matan al espíritu y crea iglesias muertas. 
El texto señalado esta en 2 Corintios 3:6 y jamás enseña lo que algunos liberales defiendan. Lo que ahí presenta el apóstol Pablo, es una comparación entre el antiguo pacto de la ley (la letra) y el nuevo pacto de la gracia (el espíritu), y como bien sabemos, la ley condena, más la gracia de Cristo es la que salva. De ninguna manera se enseña la postura anti cristiana de que estudiar mucho la Escritura nos puede matar, es mas, es un insulto a Dios y a su Palabra.

2. En segundo lugar veamos el seudo argumento del vino nuevo. Los que elevan la postura sensual del supuesto avivamiento y de la nueva era del cristianismo, dicen que el vino nuevo es lo que Dios esta haciendo en la actualidad y que no puede ser puesto en medio de tradiciones y antigüedades evangélicas ( odres ). De ahí que deliberadamente han dejado obsoletos los himnos tradicionales y la conservadora forma de reunión y de culto, para reemplazarlos por este “vino nuevo” que, según ellos, se esta derramando sobre el pueblo de Dios.

Ahora bien, la Biblia en Mateo 9: 17 no enseña aquello. El Señor Jesús en respuesta a lo planteado por los discípulos de Juan, les presenta una extraordinaria comparación entre el antiguo y nuevo pacto y la incompatibilidad entre uno y otro. En otras palabras, la enseñanza apunta a que algo viejo ( odres viejos = La Ley ) no puede ser recipiente de la nueva dispensación de Dios para con el hombre (vino nuevo), por lo cual se necesita uno nuevo y eficiente ( odres nuevos = La Gracia ) Como vemos, una vez más se pretende torcer el relato bíblico para encajar una falsa y sensual enseñanza. 

3. En tercer lugar veamos el seudo argumento de la Lluvia tardía. Esta enseñanza que se remonta desde los albores del movimiento pentecostal en Estados unidos, esta siendo nuevamente utilizada por gran parte de la cristiandad actual que dice que estamos recibiendo la “lluvia tardía” profetizada por la Biblia, por tanto hay que actualizarse y aplicar este rocío innovador lejos de tradicionalismos y liturgias muertas. De esta manera, afirman que las iglesias que no se moldean a estas nuevas propuestas, se ha quedado atrás y se han secado debido a que no están siendo refrescadas por esta extraordinaria lluvia.

Un pasaje de las Escrituras en donde se menciona esto de la “lluvia tardía” esta ubicado en Joel 2:23 y es uno de los predilectos por el neo – pentecostalismo. El asunto es, que tanto la lluvia temprana como tardía, en nada tiene que ver con un nuevo derramamiento del Espíritu Santo sobre la iglesia de Cristo, a menos que alegoricemos el pasaje y le demos una interpretación subjetiva. 

En primer lugar debemos entender que en la tierra de Israel, el concepto de lluvia temprana y tardía, es un hecho natural y ha de ser comprendido en su descripción literal del relato. Las lluvias se manifestaban con extraordinaria exactitud, una entre el período marzo – abril y la otra en octubre – noviembre. Dios demuestra su infinita bondad y misericordia para con su pueblo, entregando este bendito rocío a su tiempo para bañar a tan áridas tierras.

En segundo lugar, debemos enfatizar que la promesa es dada exclusivamente a Israel. La iglesia no es Israel aunque muchos pretendan afirmar que es la “Israel espiritual” y que el antiguo pueblo ya fracasado, ha sido desechado por Dios. Esto es torcer las Escrituras y desconocer toda la revelación, olvidando las diferencias entre dispensaciones, debido a una deficiente interpretación bíblica.

 

Conclusión

Esta “nueva ola” de sensualidad dentro del pueblo de Dios es un síntoma de los últimos tiempos y del inminente regreso de nuestro amado Señor Jesucristo. 

Aunque todo este mover pretenda pasarse por evangelio puro, utilizando disfraces, máscaras y maquillaje escritural, la eterna Palabra de Dios se encarga de desenmascararlo. Tal cual un billete falso que a primera vista se asemeja mucho al verdadero, tarde o temprano, se descubre su falsedad. 

Así también, los sensuales que mutilan el cuerpo, que causan divisiones y que solo buscan satisfacer sus sentidos, tarde o temprano mostrarán su verdadera identidad, comprobando que no han nacido de nuevo porque no tienen al Espíritu.

Lamentablemente hay muchos hermanos que, sinceramente equivocados, están siguiendo a líderes presa de la sensualidad. Es increíble que esto pase y más aún cuando la infalible Palabra de Dios es insistente en este punto y tan clara por lo demás:

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” 2 Timoteo 4: 3-4